“Cuaco” la vida en cine de un migrante queretano

El cine en tu cabeza

“Cuaco” la vida en cine de un migrante queretano

Filmada en el “Pueblo Mágico” de Tequisquiapan, dirigida, con libreto y producción localista, “aborda la vida de un chicano que se va en busca del sueño americano

Ayer se presentó en Querétaro la película “Cuaco” dentro del ciclo de arte y cultura denominado “Hay festival” a la que fue invitada como un producto cineasta queretano que está ya triunfando en la ciudad de Chicago.

Filmada en el “Pueblo Mágico” de Tequisquiapan, dirigida, con libreto y producción localista, “aborda la vida de un chicano que se va en busca del sueño americano. La escribe y la dirige Raúl Dorantes Reséndiz, con la visión muy valiosa de Emily, la pareja de Raúl.

En realidad la mayor parte de los escritos de Raúl hablan sobre migración y esta película aborda el sentir, vida y pasión del migrante.

Y la lleva al cine. La produce el colectivo “El Pozo”, formado por migrantes reales, de verdad, de carne y hueso.

En Cuaco se habla del sentir y el sufrir del migrante, cuando se va de su pueblo y siempre se va pensando que algún regresará…en un año, en dos años o en tres. Que se va para el norte para hacer dinero y que pronto estará de regreso. Entonces, después de diez años, se da cuenta que su vida está ya más allá que acá, pero la nostalgia ni los recuerdos desaparecen. Siguen acá, de este lado” nos resume David Dorantes Reséndiz, uno de los actores de esta cinta, escrita por su hermano Raúl y quién por compromisos contraídos en la ciudad de Chicago, no pudo  asistir en Querétaro a la presentación de su cinta.

Y ayer, en medio de personajes del teatro, de la danza y el arte, fue exhibida en una salita del Museo de Arte de Querétaro, de las calles de Guerrero,  en pleno centro de esta capital.

“Y el migrante, ya jubilado, se da cuenta de que tiene dos vidas; una en los Estados Unidos y la otra en Querétaro, concretamente en Tequisquiapan…” Y la trama sigue, cada vez más interesante y dramático. Y ya no le cuento más, para que cuando la vea en cartelera o la busque en disco, vea, sienta y conozca el drama del migrante, del “mojado” pues, allende el Bravo.

Aquí y momentos antes de exhibirse, platicamos con la actriz queretana Ana Grave y a quien le tocó encarar al personaje principal de “Cuaco” y al que le hace ver su suerte. “Y en mi papel, le recuerdo que en realidad la vida es una farsa en ciertos momentos…y es la nostalgia, el sentimiento y el corazón del migrante, de tal manera que cuando regresa a su pueblo, tiene una especie de desencuentro consigo mismo. ‘Cuaco’ descubre, dibuja,  el corazón y el sentimiento del migrante”. 

Ana está dedicada en cuerpo y alma al arte.

“Para mí – dice Anita Grave – la vida ha sido un gran teatro”. Comienza a hacer teatro desde los 13 años, en cortometrajes. Y va sumando experiencia. Lleva ya tres cortometrajes, tres películas y cinco obras de teatro.

Sus primeros estudios los cubrió en la CDMX, donde comenzó también en danza con Luis de Tavira. Casada con Jaime Dorantes,  integrante de la dinastía de arte con Raúl y David.

“Mire, le voy a decir una cosa. Cuando se encuentra con esto, el teatro, la danza, la actuación,   uno se muere con esto, es un camino sin retorno. La actuación, el teatro o el cine, se lleva para siempre. Y así quiero seguir”. 

Y descansa haciendo adobe. En esta capital, está integrada a un taller de literatura al que le han puesto el nombre de “Cuarentena Creativa” con la también escritora Ayaly Velázquez, queretana.

“Ambas – nos dice Ana Grave – estamos empeñadas en formar un corazón humano, en lugar de un corazón de piedra. Y más en estos tiempos”. 

La función está por comenzar, los jóvenes, mujeres y hombres buscan si lugar…se apagan las luces.

Se proyecta “Cuaco” en Querétaro, la película hecha por queretanos y con migrantes de carne y hueso.

Corre película.